Sus resultados de búsqueda
Publicado por Alejandra Zarate en 30 noviembre, 2018
| 0
Existen muchos falsos mitos en torno al precio de la vivienda, en concreto, en lo que a su cálculo se refiere.Este desconocimiento generalizado ha provocado que algunos propietarios inviertan un dineral en reformar su vivienda, cuando en realidad, dotar a una propiedad de una imagen más moderna apenas influye en el precio final de un inmueble, ya sea de arriendo o de venta.Por ello, debemos ser conscientes de que remodelar una casa es una buena idea, pero siempre con sentido común.

Antes de empezar, es necesario recalcar una cosa. No existe un software inmobiliario o una plataforma que pueda calcular el precio de una vivienda online gratis.

La tasación de viviendas es una labor más compleja de lo que puede parecer a simple vista.

Para realizar una valoración como es debido y que la misma tenga validez oficial, se hace necesaria la figura de un tasador, que suele ser un arquitecto o técnico especialista . Por lo que, por mucho que encuentres en internet métodos para calcular el precio de tu propiedad, serán simplemente formas de hacerte una idea en torno al coste real de tu inmueble, pero al fin y al cabo, esa información no tendrá ningún valor definitivo.

¿Qué factores influyen realmente en la tasación de una vivienda?

Si consideramos que el mercado inmobiliario 2019 promete ser mucho más movido de lo que está siendo el de 2018, entenderemos que cada vez más personas se van a apuntar a la aventura de comprar casa.

El contexto en general es propicio para que la venta de viviendas siga creciendo a buen ritmo. ¿Qué quiere decir esto? Que a cuantas más operaciones haya en el sector, más tasaciones habrá.

Una vez aclarado esto, tan solo nos falta meternos de lleno en el sector de las valoraciones para conocer a fondo cómo es en realidad el método de la valoración de viviendas. Empezaremos por los parámetros más importantes que son los que determinan el precio final de un inmueble.

El elemento fundamental y que mayor fuerza tiene para marcar el valor de una vivienda es la superficie de la misma.

Los metros cuadrados definen cuánto se debe pagar por una propiedad, pero no son el único factor que entra en juego.

La localización es la segunda cuestión más importante cuando se trata de definir el coste de una casa. Completando el podio entre los elementos clave, se encuentra lo que definiríamos como entorno. Es decir, que haya una zona residencial, un colegio, una playa, etc. en las inmediaciones es algo que puede aumentar el precio de la vivienda (así como una buena oferta de servicios que exista en la zona), así como una una fábrica o un aeropuerto pueden provocar justo lo contrario.

Pero estos no son las únicas piezas que ponen en marcha el engranaje de la valoración de propiedades. Lógicamente, las características propias de la construcción juegan un importante papel.

En este sentido, la situación de la vivienda dentro de un edificio, en caso de que se trate de un condominio también determina el precio de una casa. Y por supuesto, la calidad de los materiales con los que está fabricada y el estado de conservación respecto a los años de antigüedad son otros dos factores que ayudarán a determinar cuánto vale tu vivienda.

Cómo saber el valor de tasación de una vivienda una vez tengamos toda la información sobre la misma

Ya sabemos qué factores determinan el precio de una propiedad, ahora nos queda saber lo más importante.

Con toda la información ya en nuestro poder, ¿cómo hacemos el proceso de valoración?

Existen varios métodos, pero el más usado es el de la comparación y es muy fácil de entender. Consiste simplemente en equiparar la vivienda que se está tasando con las que hay en su entorno.

Es decir, si una casa tiene buenos materiales, aumentará su valor como hemos visto, pero si todas las de su entorno tienen esa misma característica, su precio no experimentará una gran subida, ya que estará dentro de la media. A la hora de hacer estas comparaciones, harán falta un mínimo de seis inmuebles con los que hacer la relación.

Otra forma de valoración que se aplica a las casas en venta es el método coste. Se trata de una manera un tanto peculiar, ya que consiste en utilizar los datos de la comparación para suponer cuánto dinero costaría construir la misma casa en la actualidad, es decir, aplicando el precio del suelo que haya presente en ese momento, impuestos, etc.

Además de estos, hay otras dos formas más de tasar una vivienda. Una de ellas es el método residual, que en este caso se utiliza para calcular el valor de terrenos urbanizables. Consiste en determinar el coste del inmueble dependiente de cómo quedaría una vez construido.

Y por último, existe el método de la capitalización, que se suele aplicar a locales comerciales y grandes inmuebles. La razón principal de ello, es que este tipo de tasación tiene en cuenta sobre todo qué beneficios puede generar la compra o arriendo de dicha propiedad.

Deje un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.