Sus resultados de búsqueda
Publicado por Alejandra Zarate en 8 febrero, 2019
| 0

Un alto potencial de desarrollo inmobiliario acarrearía la construcción de la Línea 10 de Metro.

El principal trazado que estudia el Ejecutivo comenzaría en el sector de Mapocho, en Quinta Normal y llegaría a Tobalaba, en el límite entre Macul y Peñalolén. Es un tramo de 21 kilómetros que se extiende por el denominado “anillo intermedio” de Santiago, constituido por las avenidas Las Rejas, Suiza y Departamental.

Según un análisis reciente, ideado para identificar los barrios ubicados a mil metros de los posibles emplazamientos de estaciones del futuro trazado, los que están situados cerca de ejes claves donde residen 200.263 personas, los principales serían el sector de Las Rejas, que tiene la mayor población, con 23.458 personas. Sigue en cantidad la Av. Maipú, en Pedro Aguirre Cerda, con 17.613 vecinos, y Blanqueado, con 16.191 habitantes, según datos obtenidos a partir de la data del último censo.

Además, se identificaron los sectores donde está permitida la edificación en altura, de acuerdo a los planes reguladores locales. Se estimó que se pueden construir, por ejemplo, 50.799 propiedades, principalmente departamentos, los que se podrían emplazar en las áreas que hoy poseen manzanas con baja altura.

A partir de lo mismo se estableció que Estación Central posee el mayor potencial para la edificación, con 14.837 inmuebles en altura, principalmente, en el sector de la estación Las Rejas de Línea 1.

Similar situación se da en Macul, con 11.753 eventuales propiedades, por lo que, según el análisis, podría convertirse en una comuna con un potencial similar al que actualmente tiene Ñuñoa. También se calcula que San Joaquín podría dar cabida a departamentos para segmentos medios. Allí se podrían emplazar 8.148 propiedades.

Reconversión residencial

El alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado, afirma que hay barrios que requieren una mejor conectividad, como es el caso de las villas Kennedy, O’Higgins, Santiago y Japón, donde hoy existen servicios de Transantiago pero necesitan una mejor oferta de transporte. “La comuna sigue creciendo y vemos que cada vez más gente quiere trasladarse en forma rápida y con certeza de viaje”, recalca.

En tanto, el alcalde de Macul, Gonzalo Montoya, explica que existen zonas industriales cercanas a las avenidas Maratón, Quilín y Vicuña Mackenna que “con una mejor conectividad podrían ser reconvertidas a residenciales”. Añade que en esos puntos se podrían emplazar proyectos habitacionales con integración social, con viviendas de precio medio y otras para población vulnerable.

Sin embargo, advierte que la posible expansión del tren subterráneo “abre un apetito voraz de las inmobiliarias, lo que no permitiremos. Regularemos las alturas para mantener la vida de barrio”.

Los habitantes de la zona poniente de Santiago también piden la extensión de las actuales líneas. Se considera que se podría ampliar la Línea 6 hacia el Hospital de Maipú, donde son atendidos miles de pacientes provenientes de esa comuna y de Cerrillos.

Arturo Aguirre, alcalde de esta última comuna, sostiene que ya solicitaron una estación en ese punto, porque existe gran cantidad de personas que residen en la comuna que aún no poseen acceso directo a la red subterránea, especialmente de la Villa México y el sector de Mirador.

Deje un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.