Sus resultados de búsqueda
Publicado por Alejandra Zarate en 26 octubre, 2018
| 0

Los desafíos para Chile son muchos y apuntan a ser capaces de implementar softwares muy flexibles para adaptarse a distintos tamaños de empresas que gestionan propiedades. Se busca automatizar los procesos, para brindar mejores experiencias a otros usuarios como los propietarios, arrendatarios, residentes, compradores y vendedores.

Hoy la tecnología tiene un rol fundamental en el mundo inmobiliario, y es necesario actualizarse permanentemente para cumplir con el gran desafío de este rubro: lograr que todos los procesos sean digitales y se sigan reduciendo las horas-hombre de gestión, al contar con más automatización e integración de sistemas.

Los sistemas computacionales han estado enfocados en mejorar la gestión de información y automatización de manera interna en las empresas del rubro inmobiliario, sin embargo, un enfoque más actualizado busca ir más allá, y dar una solución de manera transversal brindando mejores experiencias.

Pero ¿cómo está Chile en relación a países desarrollados como Estados Unidos en la implementación de estos softwares? ¿Qué es lo que se espera para los próximos años en este negocio? ¿Desaparecerán finalmente los broker inmobiliarios?

Los sistemas de gestión o software inmobiliarios que existen en Estados Unidos y Reino Unido, son muy especializados abarcando por lo general una parte específica de un tipo de negocio, por ejemplo, venta de propiedades, y para un segmento muy específico de clientes y necesidades, como por ejemplo las propiedades comerciales.

Esto ocurre porque para cada segmento existen muchos clientes potenciales y muy sofisticados. Esto genera que las empresas utilicen varias aplicaciones integradas entre sí para gestionar los distintos procesos para cada tipo de negocio.

En el caso de Latinoamérica, dado que nuestros mercados son más pequeños, los usuarios tienden a abarcar diversos procesos dentro del negocio inmobiliario y diversos tipos de propiedades, aunque con montos transados y cantidades de propiedades más pequeñas. Eso hace que los softwares deban tener más funcionalidades para cubrir la mayor diversidad de procesos requeridos.

El gran desafío es lograr que todos los procesos sean digitales y se sigan reduciendo las horas-hombre de gestión al contar con más automatización e integración de sistemas.

Algunos de los procesos que representan oportunidades y que podrían aplicarse en Chile incluyen:

  • Integrar el proceso de calificación y otorgamiento de créditos hipotecarios en manos de los bancos, con el proceso de gestión de venta de propiedades realizadas por las inmobiliarias y los corredores.

  • Integrar la información de escrituras de venta en manos de los Registros Públicos y Conservadores, con el proceso de búsqueda y tasación de propiedades, de manera que se puedan transparentar los precios de compra a lo largo de su vida útil y poder comparar con propiedades similares.

  • Incorporar el uso de firma electrónica en los contratos de arriendo y venta de propiedades.

  • Integrar los medios de pago electrónicos para el arriendo y gastos comunes.

  • Uso de un código universal que identifique a cada propiedad.

  • Incorporación por el lado de la banca de un código por propiedad, que permita identificar cuando se realiza un depósito o transferencia, para pagar un arriendo o un gasto común, siendo hoy procesos manuales.

  • Incorporar tecnologías como: blockchain, big data, inteligencia artificial, visitas virtuales y otras.

Deje un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.