Sus resultados de búsqueda
Publicado por max-rm en 29 septiembre, 2017
| 0

La denominada generación Millenial, es decir, aquellos nacidos entre 1980 y el año 2000, ha ido cobrando cada vez más relevancia a la hora de evaluar los movimientos del mercado, constituyéndose en el foco más atractivo en el mundo de los bienes raíces, por su dinamismo y capacidad de inversión.

Estos jóvenes profesionales, de mentalidad pragmática y al mismo tiempo creativa, buscan propiedades cercanas al transporte público, donde se pueda caminar con seguridad y generalmente inmersas en el dinamismo citadino.

Para ellos es muy importante, además tener un acceso garantizado y de calidad a los distintos servicios de conexión de internet y de telefonía móvil, por lo que, aún cuando este ítem no sea de real manejo del vendedor, sí puede hacer la nota de diferencia al momento de definir la futura compra o arriendo de un inmueble.

En aspectos más específicos, los Millenials requieren espacios abiertos, cocinas amplias, lugares de libre tránsito, eficientes en términos de iluminación y consumo energético, además de prácticos a la hora de mantener el orden, la limpieza y la duración del mobiliario. Y es que el Millenial, que creció viendo a la generación de sus padres destinando sus fines de semana al cuidado de jardines, la reparación de los artefactos de uso diario de la casa o a la limpieza profunda de grandes espacios, optan por un cambio de prioridades diametralmente opuesto donde el tiempo libre no sea de completa dedicación al mantenimiento del hogar.

Por otro lado, si lo que se busca es atraer a los compradores de este grupo etáreo, es importante considerar cómo mostrarle tus opciones en línea, pues ellos utilizan casi en un 100% las búsquedas online. Se requiere por tanto, alcanzar un mayor profesionalismo al momento de incluir fotografías o videos de corta duración, “linkeadas” en redes sociales, pues de esto dependerá que descarten o den clic a un determinado aviso. Es en esta generación donde se cumple a cabalidad la frase: la imagen vale más que mil palabras.

Deje un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.